Paramotor


El paramotor es considerado una adaptación del parapente. Los parapentes para volar necesitan una velocidad de viento que supere los 20 km/h dependiendo del tipo de vela. Esta velocidad se consigue gracias al viento o al viento que se genera al correr por una pendiente.

En el paramotor esa velocidad de viento se genera gracias al empuje que proporciona el motor que llevan a la espalda. En el momento que se supera la velocidad necesaria, la vela despega.

Mientras que en el parapente se requiere de cierta altura para poder volar, con el paramotor se puede despegar prácticamente desde cualquier lugar llano.